Hay momentos en los que sientes que el cuerpo te pide un “reset”, un parar o un vaciarte…

¿lo has sentido alguna vez?

Hace días que me siento hinchada, como agobiada con muchas cosas que hacer y dispersa, claramente mi cuerpo me pide limpieza, así que esta vez he decidido apoyar esta experiencia con la del ayuno intermitente. Es un ayuno de 24h-36h que puedes realizar una vez a la semana o al mes…

Normalmente los ayunos nos proporcionan una limpieza interna, si quieres hacer una limpieza profunda entonces debes preguntar a un profesional para que te dé las indicaciones y que sepas bien como hacer un ayuno cuidando tu salud.

Hay varios tipos de ayunos, el que yo he realizado ha sido sólo con agua mas puedes realizarlo incluyendo alguna infusión suavecita sin teína.

También puedes hacer un ayuno ingiriendo un solo alimento durante un día, por ejemplo escoges una fruta y comes solamente esa fruta durante el día que elijes hacer el ayuno. Nuestro sistema digestivo lo agradece porque al digerir un solo alimento no tiene que hacer tanto esfuerzo y no gasta energía en la digestión y así puede emplearla en eliminar toxinas que se acumulan de mala alimentación, azúcares, grasas, etc…

Tomarte un momento para escuchar el cuerpo ya es un reto interesante, aprender a saber qué nos apetece comer, qué alimentos repele el cuerpo pero la mente desea… aquí se abre todo un mundo a explorar. A mí los ayunos me han ayudado a empezar a escuchar el cuerpo, lo que realmente quiere y necesita.

¿Estás dispuest@ a escuchar tu cuerpo este otoño y a ofrecerle lo que necesita?

¡Muchos ánimos! ; )

 

Leave a reply