Inicio » Blog » blog » El Reiki es Inteligente: Experiencia de un voluntariado

El Reiki es Inteligente: Experiencia de un voluntariado

  • por

Hace años estuve de voluntaria con Voluntarios Reiki Barcelona practicando Reiki a personas en tratamiento de diálisis en Ader, Asociación de Enfermos de Riñón en Barcelona. Iba todos los lunes y practicaba con dos personas, una mujer y un hombre de avanzada edad. La mujer tenía una joroba bastante pronunciada. Ambos, venían muy contentos a las sesiones y daban las gracias al irse. Siempre comentaban que se sentían bien, sin problemas al frente en relación a sus riñones… se les notaba relajados y aceptando sus situaciones. Fue al cabo de pocos meses que acabé el voluntariado y ese último lunes hablando con la mujer para explicarle que era mi último día me la quedé mirando y para mi asombro me salió del alma decirle:

Yo: ¿Puede ser que su cuello está más erguido?

Mujer: ¡¡¡¡Sí!!!! ¿Tú también lo has notado? ¡¡Me duele mucho menos y siento que mi columna se ha enderezado un poco!!

Fue tal la alegría y la lección que me dio esta mujer… Por entonces, estaba empezando a practicar con el Reiki y no era consciente de hasta dónde puede llegar esta técnica. Mi mente juzgaba… cómo ella a su edad, con su joroba, le gustaba pintarse, arreglarse y sentirse bonita… más tarde comprendí que fueron esas ganas y esa actitud la que llevó a esta mujer a sanar también su joroba con el Reiki. Comprendí con aquella experiencia la famosa frase de: el Reiki es una energía inteligente, debido a que va allí donde nuestro cuerpo físico, emocional, mental… reclama armonía.

Gracias al trabajo y la constancia de voluntarios que han ido a hospitales y centros a practicar Reiki ha sido posible registrar “oficialmente” los resultados de dicha técnica, plasmando cómo el Reiki ayuda a aceptar la enfermedad, a paliar dolores, a relajarse, disminuir efectos secundarios de la medicación…  Hoy en día gracias a estos estudios se está practicando Reiki en varios Hospitales y Clínicas en Barcelona y Madrid principalmente como terapia complementaria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *